1

Las supersticiones

Las pseudociencias

369 palabras

Una superstición es una creencia en algo al margen de la razón o de cualquier pensamiento lógico y racional. Es la creencia ciega, es el establecimiento de relaciones causales entre fenómenos que no tienen ninguna conexión. Es el establecimiento de correlaciones ilusorias, es decir, creer que un fenómeno se explica mediante otro fenómeno aunque no haya ninguna relación real entre ambos.

Es, por tanto, una forma de pensar ajena al pensamiento científico y del todo irracional. Pero como ya sabemos que el ser humano no es racional se trata de una forma de pensar, en mayor o menor medida, muy extendida. Todas las culturas tienen supersticiones, es decir, pensamientos sobre alguna cuestión que nada tienen que ver con una realidad lógica.

Toda superstición tiene un origen. Con frecuencia son explicaciones nacidas del pensamiento mágico para dar una respuesta a algo que, en ese momento, se desconoce. Una superstición no es más que una forma de admitir que no sabemos algo. Con el paso del tiempo, esta explicación mágica perdura sin que, en muchas ocasiones, sepamos cuál era el origen.

Sin embargo todas las supersticiones nacen al tratar de explicar algo cuya respuesta se ignora. Para ello el ser humano inventa explicaciones debido a ese horror vacui, a esa necesidad que tenemos de rellenar huecos, de no dejar nada sin respuesta, aunque sea una respuesta de mierda.

Esto da pie a las llamadas pseudociencias, es decir, aquellas afirmaciones o creencias que no siguen el método científico. Otros también le damos el nombre de magufadas que, aunque no es una terminología académica, sí que es una explicación muy clara y concisa de lo que son en realidad.

El pensamiento mágico y la conducta supersticiosa se refuerzan al atribuir una relación de causa y efecto entre la aparición de un suceso y una conducta azarosa realizada justo antes de dicha aparición. Se establece esta relación de causa-efecto que refuerza la creencia. Es el clásico ejemplo de los calzoncillos de la suerte; es decir, aquel que establece una relación causal entre hacer un buen partido y llevar puestos sus calzoncillos de la suerte.

Si esta conducta te parece ridícula es porque es ridícula. Y sin embargo los seres humanos creamos supersticiones constantemente.

– Habéis escrito un libro sobre el sistema del Universo sin haber mencionado ni una sola vez a su Creador.

– Sire, nunca he necesitado esa hipótesis.

Laplace a Napoleón