Sesgo del superviviente

Si lo que quieres es vivir cien años

395 palabras

Hace algún tiempo, paseando por mi pueblo, estuve hablando con un anciano que me contó que tenía 102 años. Como soy muy poco original le pregunté qué había hecho para ser tan longevo —como si él o cualquiera pudiera llegar a saberlo—. El anciano no se lo pensó y me dijo que había trabajado toda la vida con ganado, que fumaba puros a diario desde los quince años y que todos los días se bebía una botella de vino.

Gracias a este testimonio podemos creer que llevar una vida similar nos puede ayudar a llegar a su edad aunque, en realidad, estamos cayendo en varios errores:

  1. Correlación ilusoria: establecer la relación entre trabajo duro, fumar puros, el vino y la longevidad.
  2. Falacia de evidencia incompleta (o cherry picking, que en inglés parece que mola más): tomar un caso concreto como algo general.
  3. Ley de los números pequeños: establecer conclusiones a partir de pocas muestras.
  4. Sesgo del superviviente: ignorar los ejemplos de muchas otras personas que han llevado una vida similar y que no han vivido tanto como el anciano.

Voy a explicar este último.

El sesgo del superviviente consiste en extraer conclusiones en un proceso de selección a partir de los casos que conocemos, ignorando los casos que no superaron este proceso. Esto puede llevarnos a obtener conclusiones falsas o incompletas.

Un ejemplo:

Los triunfadores que levantan un imperio desde un garaje. Este ejemplo trata de persuadirnos de la necesidad del riesgo y el esfuerzo. Pero este argumento está incompleto si se nos ocultan los casos de todos aquellos que hicieron lo mismo y fracasaron.

Otro:

Donde vivo hay unos cuantos bares abiertos que funcionan de maravilla. Esto me puede llevar a pensar que montar un bar es un buen negocio. Pero de nuevo centro mi atención en los bares que permanecen abiertos y no en la cantidad de bares que han cerrado.

Si quieres haz como el anciano y trabaja muy duro desde la adolescencia, fuma como un cosaco y bebe vino como si no hubiera un mañana (porque tal vez no lo haya). Pero hazlo porque quieres, no porque creas que así vas a ser tan longevo como él. Porque estarás ignorando todos los casos de personas que vivieron de un modo parecido y que murieron mucho antes que él.

Estarás prestando atención sólo al testimonio del superviviente.

«Si lo que quieres es cumplir cien años, no vivas como vivo yo».

Joaquín Sabina (pastillas para no soñar).