Los sesgos cognitivos

Las cosas son como somos.

389 palabras

Sesgos cognitivo consta de dos palabras así que vamos por partes:

Por una parte, un sesgo es algo que está cortado, que es parcial y que no está completo.

Por otra parte, cognición es la capacidad que tenemos los seres vivos para procesar la información mediante la percepción, la experiencia y nuestras características individuales.

Y ahora todo junto.

Sesgo cognitivo, es el procesamiento y análisis de una información de manera incompleta, lo que conduce a juicios y toma de decisiones de forma parcial, distorsionada y precipitada;es decir: de manera sesgada.

Captamos la información mediante los sentidos y luego la procesamos; en este momento gestionamos esta información a partir de nuestra ideología, necesidades, afectos, filias y fobias: sesgamos la información recibida. De hecho, los estímulos no solo son procesados cuando los percibimos, también actúan condicionantes y sesgos a la hora de “decidir” la información que recibimos mediante nuestra atención; es decir, la información que decidimos aceptar procesar y la que rechazamos.

Los sesgos se explican por la necesidad de dar respuesta a los estímulos lo más rápidamente posible. Esto nos permite afrontar situaciones, problemas y conflictos de manera ágil, pero también puede llevar a precipitaciones, errores o juicios prematuros. Cambiar estos sesgos es complicado puesto que hemos establecido compromisos emocionales con ellos; llegan a formar parte de nosotros mismos. Sesgamos la información porque somos como somos.

Aunque hay muchos tipos de sesgos cognitivos, la forma de funcionar de cada uno de ellos, básicamente, es la que acabamos de ver: información que procesamos e interpretamos de manera sesgada dependiendo de nuestra forma de ver y entender las cosas o en función de nuestras necesidades o situaciones personales.

Estos son algunos tipos de sesgos:

  • Retrospectivos: tendencia a ver sucesos ya pasados como predecibles (después de la guerra todos somos generales).
  • De correspondencia: establecer relaciones de causa efecto entre sucesos que no guardan relación.
  • De confirmación: buscar solo la información que confirma lo que ya pensamos y desechar e infravalorar aquella que lo refuta.
  • De autoservicio: creer que nuestra forma de pensar es la más extendida entre el resto de población.
  • De memoria: tendencia a recordar las cosas según nuestras necesidades.
  • Muestrales: selección de muestras que tienden a confirmar nuestras ideas previas y desechar aquellas que puedan refutarlas.

Hay muchos tipos de sesgos.

Podrás encontrar más ejemplos en otros artículos de este blog.

El concepto de verdad no ha cambiado; lo que ha cambiado es nuestra disposición a sacrificar nuestra integridad intelectual por información que respalde nuestras creencias, valores personales e ideología.

Bo Bennett.