Los calzoncillos de la suerte y la maldición de Aaron Ramsey

Los correlación ilusoria.

328 palabras

¿Qué tienen en común Luke Perry, Whitney Houston, Steve Jobs o Robin Williams? Que fueron víctimas de la maldición del futbolista Aaron Ramsey, esa que dice que cada vez que marca un gol, muere un famoso.

Durante años he jugado (mal) a baloncesto con mis amigos. Uno de ellos, en los partidos importantes, usaba “los calzoncillos de la suerte”. Resulta que le regalaron unos calzoncillos y los estrenó jugando un partido que ganamos en el último segundo con una canasta suya. Así que mi amigo, que es muy majo pero un poco capullo, estableció una relación causal entre ganar el partido y sus calzoncillos.

Así aparecen normalmente las supersticiones y los prejuicios: estableciendo relaciones de causa-efecto entre sucesos que no guardan relación, mediante los cuales buscamos confirmar alguna creencia previa.

En un experimento, el investigador busca la causa real o la explicación científica (verificable, refutable y generalizable) a un hecho observado. Para ello busca la relación entre las variables.

En psicología se entiende por variable un elemento que se sospecha que está presente en el fenómeno que se está estudiando. Existen diversas variables, las tres principales son:

Dependiente: variable que estamos estudiando, la que medimos de que modo se altera dependiendo de las modificaciones que hacemos en la variable independiente.

Independiente: variable que modificamos para comprobar si se produce algún cambio en la variable dependiente.

Extraña: variables que pueden estar presentes durante la investigación sin que nos demos cuenta y que afectan al resultado.

En la correlación ilusoria atribuimos una relación entre dos variables: que el jugador marque un gol y que un famoso muera (para el caso de la maldición de Aaron Ramsey) o entre ganar un partido y llevar puestos unos apestosos calzoncillos (en el caso del rarito de mi amigo).

Es evidente que no existe ninguna relación causa efecto y que se trata tan solo de otra de las chorradas que circulan por Internet. Internet y gente aburrida es una peligrosa combinación.

Cada vez que marca un gol Aaron Ramsey, muere un famoso.

La maldición de Aaron Ramsey