Sois todos gilipollas

Pido perdón a quien se haya podido sentir ofendido

348 palabras

Veamos una secuencia que se repite mucho hoy en día: un político, ciego de euforia, de ira, llevado por la pasión de un acalorado debate, o incluso en la tranquilidad de su casa, dice una estupidez —otra de tantas— y pasado un tiempo más o menos razonable se da cuenta, por las reacciones de la gente, de que ha metido la pata hasta el fondo.

Pero resulta que estamos en una sociedad en la que parece que está mal visto que alguien acepte que se ha equivocado. Tenemos una clase política que considera un signo de flaqueza pedir perdón o asumir responsabilidades (antes de cargar toda la responsabilidad en los políticos piensa que suelen estar a la altura de su electorado).

Para estas situaciones en las que han metido la pata inventaron la fórmula mágica con la que parece que se disculpan sin que realmente lo hagan. Es una trampa, un artificio que hace creer que se ha pedido perdón. La frase es la siguiente: “pido perdón a quien se haya podido sentir ofendido”.

Analicemos la frase.

Es cierto que se pide perdón, pero si nos detenemos un momento a ver la expresión resulta que no se asume ninguna responsabilidad. Es una fórmula estudiada. Se pide perdón a quien se haya podido sentir ofendido. De este modo se desliza sibilinamente que cabe la posibilidad de que aquellas personas que sean muy sensibles, se hayan podido sentir mal. Pero no es culpa de aquel que ha hecho el comentario, es responsabilidad de los sensibleros que se han sentido así ante un comentario que “no pretendía molestar a nadie”. Se traslada la responsabilidad de la ofensa no a su emisor, sino a quien se haya sentido ofendido (al receptor).

Después de esta frase, en muchas ocasiones, se pregunta al político si tiene intención de dimitir. La respuesta evidente es no; ya que se ha asumido cualquier responsabilidad con una frase tramposa con la que no se ha pedido perdón realmente pero ha parecido que sí.

Una frase en la que se culpa al receptor del insulto por haberse ofendido.