Eres demasiado bueno

Vivimos en el mundo al revés, donde el bueno tiene que ir al psicólogo para aprender a sobrellevar las cosas que hace el malo.