Los libros son como los culos

Apártense vacas que la vida es corta

388 palabras

Los hay de aventuras, misterio, romántica, ciencia ficción, negra, policiaca, suspense, terror, comedia, Fantasía… electrónicos y de papel. También de ficción y ensayo. Escritos por autores famosos y consagrados, por aficionados o por estrellas emergentes. Auto editados, publicados por pequeñas editoriales o por ciclópeas multinacionales.

Los hay buenos, malos y regulares; entretenidos, pretenciosos, adictivos, apasionantes, aburridos, originales y raros.

Libros hay muchos pero tiempo hay poco.

Uno de mis momentos preferidos es, tras terminar de leer un libro, ese tiempo que dedico a decidir cuál será el siguiente. Me recreo eligiendo qué libro será el que me acompañe en los próximos días. El libro que vendrá conmigo en el metro, en las pausas a mediodía, en la cama antes de dormir o en el coche cuando espero a mis hijos.

Reviso los estantes y veo los lomos de los libros gritando mi nombre, tratando de convencerme para que le elija. Cojo uno, lo miro y lo vuelvo a dejar mientras me prometo leerlo en breve. Finalmente me decido. A veces siento que he acertado y otras no. Pero la elección está hecha.

Me encantan leer; y aquí te iré contando algunos libros que he leído y lo que he sentido sobre ellos. No porque mi opinión valga mucho o poco. No porque sea capaz de decidir lo que es bueno y lo que no lo es. No tengo ni idea de lo que es genial ni de lo que es una locura. Lo que es mediocre o lo que, directamente, es una mierda.

Sólo sé si me gusta o no y, a veces, incluso sé por qué.

Los libros que verás aquí no son ni buenos ni malos. Son lo que son, independientemente de lo que yo diga. Mi opinión es como un culo. Los hay firmes, los hay blandos, los hay atractivos y los hay que pasan desapercibido. Pero todos tenemos un culo y no debemos olvidar para lo que sirven.

Con los libros pasa lo mismo. Como decía al principio, los hay de todo tipo, pero tampoco debemos olvidar cuál es su cometido. Están ahí para servirnos.

Y sólo cada uno es capaz de decidir si lo que lee le sirve o no.

Y después de comparar los libros con los culos, si todavía tienes ánimos, puedes ver algunos comentarios sobre libros que he leído.

«El mundo está lleno de libros preciosos que nadie lee».

Umberto Eco