Biografía autor

Tres segundos

Guillem Aparicio Montero

 

CV del autor:

Mi nombre es Guillem Aparicio. Me licencié en Ciencias de la Información: Publicidad y Relaciones Públicas en 2005.

Mientras tanto, además, realicé un curso de escritura creativa y otro de redacción publicitaria en Saint Martin College, en Londres a cargo de Elise Valmorbida.

Una vez de vuelta en España, hice un curso de Experto en Creatividad Publicitaria con Marçal Moliné tras el cual, me contrató para trabajar en un proyecto dirigido por él. Después de estar algún tiempo como creativo publicitario fui padre y aproveché para dejar la publicidad, que no llegó a engancharme y estuve realizando trabajos nada relacionados con la creatividad ni la escritura y realizando estudios del Grado en  Psicología. Pero al final, me puse a escribir, no tuve más remedio. No fue una elección ni hubo opción a no hacerlo. El cuerpo me lo pedía y yo, que soy muy obediente con aquello que me interesa, le hice caso.

Así nació el ensayo no publicado “Mi empresa me explota lo normal” y, un poco después, la novela autopublicada “Tres segundos”.

Actualmente, compagino la escritura de mi segunda novela con mi trabajo en el área de orientación de la Universidad Internacional de Valencia.

 

Género/ambientación:

Una novela negra repleta de humor, ironía y mucha mala leche, que no cuenta las cosas como son, sino como las ve una peculiar mujer con una característica manera de entender la vida. Rodeada de un curioso elenco de personajes con marcadas personalidades en una asfixiante ciudad que pone al límite la capacidad de resistencia.

 

Sinopsis:

Tenía que ser jueves el día en el que acabara todo. Pero bastaron tres segundos para que, aquel jueves, comenzara todo. Un error de cálculo que resultó ser un acierto inesperado. Una enorme protagonista que, desde entonces, hará las cosas a su manera.

Una hipercontaminada, hiperpoblada e irrespirable megalópolis repleta de gente pero vacía de almas. Una cínica y amargada bebedora compulsiva de café que decide que ha llegado el momento de que las cosas dejen de ser como son y sean como deben ser. Unos personajes sin nombre real pero con denominación de origen. Y alguna que otra muerte, que eso siempre gusta mucho.