La teoría de la mente

El Visitante de Stephen King

324 palabras

Antes de nada, mira esta secuencia de dos minutos de la serie, El Visitante, basada en una novela de Stephen King.

La protagonista huye de su captor porque, rompiendo la ventana del baño, le hace creer que quiere escapar por ahí para, a continuación, huir por la puerta principal.

Consigue escapar porque hace una inferencia del comportamiento que tendrá su captor cuando ella rompa la ventana. Adelanta lo que su captor pensará a partir de su acción de romper la ventana.

Es este acierto, a la hora de comprender cómo piensa otra persona, lo que hace que su maniobra sea exitosa.

Y esta es la premisa básica de la teoría de la mente. Es la capacidad que tenemos de atribuir pensamientos e intenciones a los demás. Por tanto, son conjeturas que hacemos de lo que pueden pensar los demás.

El famoso juego de tronos está basado en esto. Se hacen movimientos, jugadas, tretas y artimañas para hacer creer al otro algo que module su conducta del modo en que queremos tratando de ir siempre algún paso por delante de tus adversarios.

Cuando alguien está dotado de una teoría de la mente funcional será capaz, en mayor o menor medida, de reflexionar sobre lo que puede pensar otra persona y prever, en cierta medida, el comportamiento que puede tener.

Algunos consideran que el autismo parte de una teoría de la mente deficiente, de una imperfecta habilidad para entender la complejidad del mundo social, las intenciones de los demás y de la dificultad de comprender qué piensan o cómo se comportarán.

Volvamos a la secuencia.

La protagonista tiene una correcta teoría de la mente porque ha hecho una conjetura del comportamiento de su captor.

Pero también hubiera sido posible que el malvado también hiciera su propia inferencia y pensara que ella ha hecho eso como maniobra de distracción, en cuyo caso hubiera esperado en la puerta para evitar su huida.

Teoría de la mente contra teoría de la mente: un juego de psicología inversa clásico.

Ya hablaré más adelante del manoseo que hacemos de la palabra “mente”.

«Te cansarás primero que yo. Llegaré a donde quieres llegar antes que tú estés allí -dijo el que iba detrás de él-. Me sé de memoria tus intenciones, quién eres y de dónde eres y adónde vas. Llegaré antes que tú llegues».

Juan Rulfo (libro «El Llano en llamas»)