Huevos de Pascua – Tres Segundos

Huevos de pascua

Lo que estás a punto de leer, son algunos guiños, fuentes de inspiración y homenajes que hago en mi novela, «Tres segundos».Es decir, son algunos huevos de pascua dispersos a lo largo de las casi quinientas páginas de esta novela. Por cierto, si la has leído, miles de gracias. Si no lo has hecho porque todavía no la has comprado, contacta conmigo por si, por algún extraño motivo quieres leerla, y si la has comprado y no la has leído; no importa, lo más importante era que la compraras y ya lo has hecho.

Como decía, he escrito una novela que está muy guay, o eso me ha dicho mi madre (aunque no es de fiar porque también me ha dicho que soy muy guapo).

El caso es que, todo lo que vas a ver a continuación, son curiosidades, frases y referencias a otras novelas, películas, etc. que están ocultas en mi novela, «Tres segundos». En este enlace tienes una breve sinopsis y la portada, que está muuuuuy chula (se nota que no la he hecho yo).

Vamos pallá:

 

Página 1: «El camino escogido».

Capítulo del libro: El camino escogido

El título del primer capítulo al poema clásico de Robert Frost: «The road not taken».

En el miso capítulo hay una frase que también hace referencia a este poema:

«Dos caminos se bifurcaban en un bosque amarillo, y yo tomé el más transitado, y aquello no marcó ninguna diferencia».

https://en.wikipedia.org/wiki/The_Road_Not_Taken

La fuerza de este poema es sobre cómo puede cambiar una vida dependiendo del camino que escojas. Aunque creo que, la fuerza real de todo escrito reside, además, en la interpretación que hace cada cual, especialmente de la poesía, aunque en este campo soy un auténtico melón (en la poesía).

 

Página 2: «El ejército de las tinieblas».

Frase del libro:

Desde que era pequeña siempre me había considerado alguien especial, diferente, original, única. Creía que estaba llamada a grandes éxitos, a una vida singular alejada de la horda de grises que pueblan el mundo, del ejército de las tinieblas, como llamaba a las manadas de entes errantes que vagaban por la vida siguiendo los surcos del camino marcado por otros; arrastrando los pies por la inercia. 

Se trata de una referencia a la película “El ejercito de las tinieblas” (Army of Darkness) de Sam Raimi. Tercera parte de la mítica trilogía “The evil dead”.

https://es.wikipedia.org/wiki/El_ej%C3%A9rcito_de_las_tinieblas

 

Página 5: «Al margen de nuestra voluntad».

Frase del libro:

«Pero en la práctica todo era muy diferente; en muchas más ocasiones de las que nos gustaría, ocurrían cosas que estaban al margen de nuestra voluntad».

«Pero algo ocurrió al margen de mi voluntad; mi tonelaje me jugó, como tantas otras veces, una mala pasada».

Inspirado en el prólogo de Galadriel de la película “La comunidad del anillo”; primera parte de las películas de El Señor de los Anillos. En este monólogo, Galadriel, dice: […] «pero algo ocurrió al margen de la voluntad del anillo. Fue recogido por la criatura que menos cabía esperar, por un hobbit, Bilbo Bolson, habitante de la comarca«.

Me temo que vamos a ver esta fórmula de “al margen de nuestra voluntad” en muchas ocasiones a lo largo de la novela. Es lo que tiene que este libro lo haya escrito un friki-flipao de El Señor de los Anillos.

http://galadrielprincess.blogspot.com/2008/01/prlogo-de-galadriel.html

 

Página 9: «Cosas de gordos».

Frase del libro:

«Los que no son gordos nunca lo podrán entender; acciones sencillas y cotidianas, para mí son una pesadilla. Vives con miedo a que se rompan las cosas a las que te subes: una silla, una banqueta, una barandilla…».

Gran parte de lo que se dice en esta frase de “cosas de gordos”, está inspirado en el genial hilo de Twitter de @bandarrita:

https://twitter.com/bandarrita/status/1166101776468197378?s=20

 

Página 11: «Chiste».

Frase del libro:

«Quizás por eso, en ese momento tan especial de mi vida tan próximo a la muerte, recordé un chiste: un hombre cayó de lo alto de un rascacielos. A cada piso por el que pasaba mientras caía, la gente le escuchaba gritar: por ahora todo bien».

Este chiste lo cuenta Steve McQueen en “Los siete magníficos”.

https://hildyjohnson.es/?p=3802

 

Página 11: «Poliana».

La amiga de la protagonista, recibe el apodo de Poliana. Lo hace inspirada en el personaje Pollyanna, una chica joven que decide afrontar todos los pesares con buena actitud y que cree que todos, incluso las peores personas, pueden cambiar y hacerse buenas si se les da suficiente amor, comprensión y paciencia.

https://es.wikipedia.org/wiki/Pollyanna_(pel%C3%ADcula)

La protagonista le da este apodo como burla por una actitud que cree que no obedece a la realidad.

 

Página 13: «Al margen de nuestra voluntad».

Frase del libro:

«…pero ya sabemos que la vida sigue su propio camino al margen de nuestra voluntad».

Sí, otra vez la fórmula de “al margen de su voluntad” inspirado en el prólogo de Galadriel de El Señor de los Anillos.

http://galadrielprincess.blogspot.com/2008/01/prlogo-de-galadriel.html

 

Página 20: «Película».

Frase del libro:

«Años atrás vi una película de un vigilante de seguridad que vivía sumido en un estado constante de tristeza».

Se trata de la película “El protegido” (The unbreakable), de M. Night Shyamalan. Un guarda de seguridad sumido en una tristeza profunda hasta que descubre que es debido a que está desperdiciando su talento.

https://es.wikipedia.org/wiki/El_protegido

 

Página 26: «Mierda de ciudad».

Nombre del capítulo: Mierda de ciudad

En referencia a la famosa canción de Kortatu: mierda de ciudad.

https://www.youtube.com/watch?v=OWUal58aNjY

 

Página 28:  “La Cúpula”.

Frase del libro:

«Una imagen desde fuera revelaba que vivíamos bajo una cubierta gris que había bautizado, en referencia a uno de mis más admirados escritores, como La Cúpula. Una bolsa gigante de miseria con calles con olor continuo y persistente a orina, repletas de basura que, además de ensuciar la ropa, enturbiaba el alma».

Basado en la obra “La Cúpula” de Stephen King.

También hay bastantes referencias a este autor que también me flipa. O como diría una de los personajes de la novela: me puto flipa.

https://es.wikipedia.org/wiki/La_c%C3%BApula_(novela)

 

Página 31:  “Nombre verdadero”.

Nombre del capítulo: Nombre verdadero

Frase del libro:

«Como es lógico suponer, estos no son sus nombres oficiales, pero yo tengo un poder especial, una cualidad innata, una facultad singular que me hace única: conozco el nombre verdadero de quienes me rodean».

El nombre verdadero es un tipo de magia, la magia de la nominación. Su funcionamiento consiste en que, la persona dotadas con el poder de conocer el nombre verdadero de otro ser, es capaz de controlarlo, tiene poder sobre él.

Algunas de las obras que se basan en este tipo de magia son las de Úrsula K. Le Guin del mundo de Terramar o las maravillosas “El nombre del viento” y “El temor de un hombre sabio” de Patrick Rothfuss. Caso aparte es que tengamos todos ganas de matarle por no sacar de una puñetera vez la tercera parte.

https://www.tatianaherrero.es/el-nominalismo-de-ursula-k-le-guin/

 

Página 33: “El hombre en busca de sentido”.

Frase del libro:

«Recordé que en un libro que había leído hacía unos años, un superviviente de un campo de concentración contaba algo que le había extrañado y dolido especialmente».

El libro al que hace referencia es “El hombre en busca de sentido” de Viktor Frankl.

https://es.wikipedia.org/wiki/El_hombre_en_busca_de_sentido

 

Página 38: “Estúpido juego de bolitas”.

Frase del libro:

«No me importó demasiado que me desautorizara, ni que clavara su mirada furibunda en mí cuando se marchaba a su mesa a seguir jugando a un estúpido juego de bolitas de colores con el que pasaba las horas; lo que había hecho serviría a un bien mayor».

El juego en cuestión es el Puyo Puyo, al que yo mismo llevo viciado desde hace más de veinte años porque soy un puto enfermo (no, no era el Candy Crush).

https://es.wikipedia.org/wiki/Puyo_Puyo

 

 

 

 

 

 

 

Página 55: “Me cayó penosamente”.

Frase del libro:

«Me llamó la atención, y me puso de los nervios, cómo usaba palabras en inglés y cómo abusaba de los adverbios; le encantaba abusar de las palabras con mente: convenientemente, fulminantemente, paulatinamente, amistosamente, atentamente, justamente… mente, mente y más mente. Me cayó penosamente».

Reconozco que, a pesar de que me gusta mucho escribir y he leído mucho sobre cómo hacerlo, hasta que no leí la obra de Stephen King “Mientras escribo”, no tenía ni idea de que todo buen escritor debe tratar de no abusar de los adverbios, sobre todo en las acotaciones de los diálogos. Por eso, un personaje de mi novela, abusa de los adverbios en homenaje a esto que descubrí gracias a esta obra “Mientras escribo” que, si no te has leído, deberías dejar todo lo que estás haciendo ahora mismo (que es leer este blog) y correr a leerlo. Pero luego vuelve a mi blog, que no mola tanto como Stephen King pero tiene su punto.

 

Página 73: “No conozco a mis compañeros ni la mitad de lo que desearía”.

Frase del libro:

«—Vale, haré lo posible, porque no conozco a mis compañeros ni la mitad de lo que desearía, y lo que deseo es menos de la mitad de lo que la mitad merece».

Esta frase seguro que la ha identificado cualquier buen friki que se precie de serlo. Se trata, como es evidente, de la frase que dice Bilbo Bolsón en su fiesta de cumpleaños ante todos sus invitados (incluso los Sacovilla Bolsón), en la película La Comunidad del Anillo.

 

 

 

 

 

 

 

Página 82: “La mirada de las mil yardas”.

Nombre del capítulo: La mirada de las mil yardas.

La mirada de las mil yardas es clásica en personas con estrés postraumático.

Es una mirada vacía, inerte. Una mirada de alguien que parece que mira al horizonte pero que, en realidad, no está mirando nada concreto porque parece estar perdido en profundos sentimientos que le alejan del momento presente, que le impiden estar en otro lugar que no sea en aquel que le produjo el trauma que le ha llevado a tener esa mirada vacía y perdida.

Es la mirada que se atribuye a los soldados que volvían de primera línea de combate que habían presenciado los horrores más grandes del que el ser humano es capaz.

La mirada de las mil yardas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Página 91: “El muro de la vergüenza”.

Frase del libro:

«Llegué a mi maravilloso trabajo, entré por la puerta de personal y todavía no estaba actualizado el muro de la vergüenza. Era un cartel enorme pegado en la pared donde se indicaba lo que la empresa llamaba el absentismo laboral, es decir, las personas que faltaban al trabajo por alguna enfermedad. Encabezando el cartel estaba la frase: Hoy no han venido a trabajar… y a continuación encontrabas la lista de los apestados, de los señalados, los estigmatizados; los nombres de las personas que habían cometido el gran desprecio a la empresa de faltar al trabajo por estar enfermos o por tener que atender a algún familiar hospitalizado».

Este párrafo está basado en hecho reales. Por asuntos laborales he entrado en alguna ocasión por la puerta de entrada de personal de varios hipermercados Carrefour y en, por lo menos, cuatro de ellos, había un cartel donde encontrabas un texto muy parecido a este:

“Hoy han faltado al trabajo” y, a continuación, había un número con las personas que faltaban en cada departamento. No se indicaba el nombre de la persona, sólo aparecía un número. Y, finalmente, una maravillosa frase que decía algo así: con las horas de absentismo laboral del año pasado se hubiera podido contratar a X personas a tiempo completo. Y terminaba el cuadro con un “sin ti no podemos”.

Maravilloso.

 

Página 100: “Islaombligo”.

Título del capítulo: Islaombligo.

Se trata de Rapa Nui, que significa el ombligo del mundo. Se trata de la famosa Isla de Pascua.

 

Página 103: “Todo este sábado me lo voy a pasar…”.

Frase del libro:

«Todo este sábado me lo voy a pasar bebiendo en mi casa hasta reventar —me dije a mí misma. Como había hecho siempre».

De nuevo, frase de la canción “Mierda de ciudad”.

https://www.youtube.com/watch?v=OWUal58aNjY

 

Página 106: “Martes con mi vecina”.

Título del capítulo: Martes con mi vecina.

Inspirado en el libro “Martes con mi viejo profesor”, de Mitch Albom.

Se trata de una entrañable historia de un antiguo alumno que retoma el contacto con su viejo profesor al descubrir por casualidad que está enfermo.

https://es.wikipedia.org/wiki/Martes_con_mi_viejo_profesor

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Página 125: “Redrum”.

Título del capítulo: Redrum.

Sé que esta referencia la conoce todo el mundo. Se trata de la famosa habitación cerrada de “El Resplandor” de Stanley Kubrick, basada en una novela de, de nuevo, Stephen King. En el capítulo de mi novela, menciono redrum porque está a punto de ocurrir una escena algo sangrienta. En la película, al abrirse la puerta donde está escrito redrum, se desencadena una oleada de sangre que inunda los pasillos del hotel.

 

 

 

 

 

 

Página 138: “Por Hidalgo”.

Frase del libro:

«Así que pedimos un par de cervezas e hicimos nuestro brindis que llevábamos practicando desde que nos conocíamos. Levantamos las cervezas, gritamos: por Hidalgo, y nos las bebimos de un trago golpeando la barra con los vasos al terminar».

Cuando era más joven y estaba con los amigos del instituto y de la universidad hacíamos un brindis que consistía en coger la copa, levantarla y gritar: “por Hidalgo, hijoputa el que se deje algo”. Y, a continuación, nos bebíamos la copa de un trago.

Sí, siempre hemos sido unos intelectuales.

 

Página 140: “Finalizar la novena sinfonía”.

Frase del libro:

«—Es una pena que no te hayas dedicado a la música. Me encantaría que fueras tú quien finalizara la novena sinfonía —dije».

Aunque más adelante de la novela, en una conversación entre Psicópata y la protagonista, se explica qué es esto de finalizar la novena sinfonía, lo aclaro aquí también. Se trata de la maldición de la novena sinfonía. Es una superstición que dice que todo compositor morirá al poco de terminar de escribir su novena sinfonía.

Maldición de la novena sinfonía

 

Página 167: “Udûn y Gorgoroth”.

Frase del libro:

«—Me ha dicho que suele estar en la esquina de la calle Udûn con Gorgoroth. Si vas allí esta tarde, casi seguro que lo encuentras —dijo mi vecina».

Udûn y Gorgoroth son zonas de Mordor, la tierra del Señor Oscuro. Como la protagonista ha bautizado su ciudad como Mordor, las calles o zonas concretas de la ciudad las llama con nombres de Mordor. En este caso: Udûn y Gorgoroth.

https://es.wikipedia.org/wiki/Ud%C3%BBn

https://es.wikipedia.org/wiki/Ered_Gorgoroth

 

Página 172: “La teoría del valle inquietante”.

Título del capítulo: La teoría del valle inquietante.

Aunque se explica en la propia novela, la teoría del valle inquietante es un fenómeno muy interesante que se está produciendo cada vez más con los avances de la inteligencia artificial y la robótica. Los robots son cada vez más parecidos a los humanos pero no acaban de parecerse del todo porque siempre tienen un aire de irrealidad. Esta sensación próxima a la realidad sin que se perciba real del todo, genera una sensación de inquietud, de irrealidad.

https://es.wikipedia.org/wiki/Valle_inquietante

 

Página 186: “Test de Voight-Kampff”.

Frase del libro:

«¿Me estaría ablandando? ¿Me estaba haciendo humana? ¿Sería capaz de superar el test de Voight-Kampff?».

El test de Voight-Kampff es otra frikada, en este caso es del universo de la película de Blade Runner. Se trata de una prueba que, en teoría, identifica sin ninguna duda a los que son replicantes. Es una anaolgía con el famoso test de Touring que, en teoría, no puede superar ninguna máquina o inteligencia artificial.

https://es.wikipedia.org/wiki/Test_Voight-Kampff

https://es.wikipedia.org/wiki/Prueba_de_Turing

 

Página 193: “Frase de Gandalf”.

Frase del libro:

«—Un mago nunca llega pronto ni tarde, señora, llega justo cuando se lo propone —dijo con gravedad».

Frase que dice el mago Gandalf el gris en la película La Comunidad del Anillo.

https://www.youtube.com/watch?v=01fhMNmuOr4

 

Página 198: “No todo el que vaga…”.

Capítulo del libro: No todo el que vaga anda perdido.

Además de dar nombre al capítulo, esta frase aparece en un par de ocasiones más durante la novela. Evidentemente, se trata de la famosa frase de El Señor de los Anillos (sí, otra vez el Señor de los Anillos, el que es friki es friki y debe hacer alarde de ello).

La frase original es “Nota ll who wander are lost”:

https://es.wikipedia.org/wiki/Not_All_Who_Wander_Are_Lost

 

Página 201: “Días extraños”.

Capítulo del libro: Días extraños.

Otra referencia evidente. En este caso a una película de 1995 que para muchos se ha convertido en película de culto.

https://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADas_extra%C3%B1os

 

Página 206: “Panta Rei”.

Capítulo del libro: Panta Rei.

Es un concepto atribuido al filósofo presocrático Heráclito que resume su idea de que todo fluye, todo cambia, nada permanece.

No puedes bañarte dos veces en el mismo río.

https://es.wikipedia.org/wiki/Panta_rei

 

Página 210: “La vida de nadie”.

Frase del libro:

«Al del cuarto derecha le habían despedido hacía más de un mes y no le había dicho nada a su mujer ni a sus hijos, tal vez por vergüenza o tal vez por no preocuparles, y todos los días seguía saliendo a la misma hora fingiendo que acudía a su oficina».

Esta pequeña anécdota que cuenta Viejacotilla, está tomada prestada del argumento de la película “La vida de nadie”. Lo más triste de todo es que está basada en un hecho real.

https://es.wikipedia.org/wiki/La_vida_de_nadie

 

Página 217: “Gríma, Lengua de Serpiente”.

Frase del libro:

«…una camioneta de una empresa de destrucción de documentos o una furgoneta de una empresa de limpieza llamada Grima, que tenía el logo de una lengua de serpiente».

Es evidente que está basado, otra vez, en el personaje de El Señor de los Anillos, Gríma, Lengua de Serpiente.

 

 

 

 

 

Página 243: “Novena sinfonía”.

Frase del libro:

«—Está muy feo desearle la muerte a alguien. Después de nuestra última conversación en la fiesta de antiguos alumnos, busqué lo que me dijiste. Ya sabes, eso de que te hubiera gustado que fuera músico y que hubiera terminado de componer la novena sinfonía. Eres muy mordaz —dijo Psicópata».

De nuevo, la maldición de la novena sinfonía (ver punto nº 22).

 

Página 247: “El desrobo”.

Título del capítulo: El desrobo.

Esta palabra es una creada por mi hijo Marc, que es un maravilloso inventor de palabras y me hacía ilusión incluirla como homenaje a su maravillosa creatividad.

 

Página 249: “Película de ladrones”.

Frase del libro:

«—La vi en una película en la que unos ladrones profesionales contaban que el mejor robo era ese en el que la víctima no se daba cuenta. En la película se veía como le robaban una tarjeta de crédito a un desgraciado, le hacían un duplicado y, luego, la devolvían intacta a su cartera».

La película es “Focus”.

https://www.youtube.com/watch?v=LUI17bD4Iqk

 

Página 253: “Límite de Roche”.

Título del capítulo: límite de Roche

Frase del libro:

Nunca debí cruzar contigo el límite de Roche, eso destruye a cualquiera. Te pido disculpas porque la culpa es mía por haberte hecho creer que alguna vez hemos sido amigas; debía haberte dicho esto hace mucho tiempo.

El límite de Roche es la distancia mínima que puede aguantar un cuerpo de menor tamaño orbitando a otro cuerpo de masa muy superior. Una vez superado el límite de Roche, el objeto de menor tamaña comienza a destruirse por las fuerzas del cuerpo mayor.

https://es.wikipedia.org/wiki/L%C3%ADmite_de_Roche

 

Página 259: “Benarés”.

Título del capítulo: Benarés

La ciudad de Benarés está en la India, a orillas del Ganges y está considerada por los hindúes como una ciudad sagrada.

Su gran importancia es religiosa porque, en la tradición hindú, se considera que, aquel que muere en esta ciudad o menos de sesenta kilómetros de ella, queda liberado del ciclo de reencarnaciones.

 

Página 259: “Cementerio de elefantes”.

Frase del libro:

«Los elefantes, cuando sabían que iban a morir, acudían por propia voluntad al cementerio de elefantes».

En realidad no existen los cementerios de elefantes, se trata de un mito, un lugar donde acudían los elefantes a morir y que, por tanto, estaba repleto de los dientes de marfil tan apreciados. Es una especie de mito de El Dorado.

Este mito se popularizó con las películas de Tarzán. Como tenían construido un decorado con un cementerio de elefantes, siempre que podían, lo metían dentro de la trama de una de estas películas.

https://es.wikipedia.org/wiki/Cementerio_de_elefantes

 

Página 267: “El temor de un hombre sabio”.

Frase del libro:

«—Querida, ten en cuenta que todo hombre sabio, si quiere considerarse como tal, debe temer tres cosas: volver a un pasado que no existe, la noche larga con la conciencia intranquila y la ira de un ego dañado».

Frase en claro homenaje a la de la obra de Patrick Rothfuss, El temor de un hombre sabio que dice así:

“Y recuerda, hay tres cosas que todo hombre sabio debe temer: la tormenta en el mar, las noches sin luna y la ira de un hombre amable”.

 

Página 268: “Dejar una marcha puesta en el coche”.

Frase del libro:

«Puse en marcha el coche y, nada más hacerlo, se caló. Mi madre tenía la puñetera manía de dejar una marcha puesta, me ponía de los nervios».

Esto es una broma privada (ahora ya no) entre mi mujer y yo porque siempre que mi suegra nos ha dejado su coche vemos que tiene la costumbre de aparcarlo dejando una marcha metida y no sabemos por qué lo hace. Le preguntamos a ella y tampoco lo sabía, es algo que aprendió hace muchos años y lo repite pero no sabe el motivo.

 

Página 268: “Hacerse gracia a uno mismo”.

Frase del libro:

«Quité la marcha y me dije a mí misma: trata de arrancarlo, me reí yo sola y me puse en movimiento. Qué patético, hacerse gracia a una misma —pensé—; otro signo más de mi soledad».

Mi mujer bromea conmigo cuando tengo una ocurrencia y me río yo solo de ella. Me ocurre, sobre todo, cuando estoy escribiendo. Y a ella le hace gracia que me haga gracia a mí mismo y se burla de mí por ello.

Por cierto, la broma de esta frase, el “trata de arrancarlo”, viene de cuando Carlos Saiz y Luis Moya se les queda el coche parado a menos de un kilómetro de la meta y que les costó el campeonato del mundo de Rallys.

La frase “trata de arrancarlo”, quedó grabada en el imaginario colectivo nacional.

https://www.youtube.com/watch?v=Q1BYdYztj08

 

Página 269: “Huir precipitadamente de la aldea”.

Frase del libro:

«Metí la nota en el primer cajón de mi mesita de noche y, a continuación, mandé un mensaje a mi vecina con una broma particular, que ni ella ni casi nadie entendería, en la que decía que había tenido que huir precipitadamente de la ciudad por culpa de la escasez de rinocerontes».

La frase: tuve que huir precipitadamente de la aldea por culpa de la escasez de rinocerontes viene de la obra de humor de Les Luthiers Cartas de Color. Por favor, si no la has visto, no dejes de hacerlo:

https://www.youtube.com/watch?v=plCaS5aKteg

 

Página 272: “Las Puertas de Piedra”.

Título del capítulo: Las Puertas de Piedra.

Otro guiño/homenaje al supuesto título de la supuesta tercera parte de la trilogía Crónicas del Asesino de Reyes de Patrick Rothfuss.

Las Puertas de Piedra es el teórico título que tendría esta tercera parte si algún siglo de estos, el bueno de Patrick, se decide a publicar de una puñetera vez esta obra que tantos seguimos esperando.

No pasa nada, al fin y al cabo, El temor de un hombre sabio se publicó en el 2011, hace sólo dos días, ¿verdad Patrick? No tengas prisa, no pasa nada, te queremos igualmente.

https://www.cronicadelasesinodereyes.com/las-puertas-de-piedra/

 

Página 272: “Fantasía”.

Frase del libro:

«Los últimos cuarenta kilómetros del viaje son pura Fantasía».

No sé si te habrás dado cuenta pero, siempre que escribo la palabra Fantasía, lo hago con F mayúscula. Esto es por dos motivos. En primer lugar porque es una mis palabras preferidas por ser un género literario que me apasiona. Y el otro motivo, y el principal, es que es una referencia/homenaje, al Reino de Fantasía de la inmortal obra de Michael Ende “La Historia Interminable”.

https://es.wikipedia.org/wiki/La_historia_interminable

 

Página 272: “Valinor”.

Frase del libro:

«Atravesar esas puertas es entrar en el armario mágico que oculta el reino de Narnia; es cruzar el ancho mar que conduce a las tierras imperecederas de Valinor».

Y llegamos a Valinor, las tierras inmortales de los Elfos de Tolkien. Sí, otra vez otra frikada de El Señor de los Anillos. Es lo que tiene haberme leído esta obra, el Hobitt y el El Silmarillion con doce años. Que se me quedó grabada su mitología en el ADN y, desde entonces, ha formado parte de mi vida. Y como esta novela es parte de mi vida, está todo relacionado.

Valinor, como decía, es la tierra inmortal de los elfos de Tolkien, o como se dice en su obra de una manera que me parece preciosa: Las Tierras Imperecederas (madre del amor hermoso, cómo escribía este hombre).

https://es.wikipedia.org/wiki/Valinor

 

Página 273: “Nieva de Cameros”.

Frase del libro:

«Al final del camino había una última curva. Cuando salías de ella, fundida con la montaña, como si formara parte de ella y se camuflara entre sus faldas, aparecía una pequeña aldea de casas de piedras longevas y sólidas vigas de madera maciza».

Esta frase explica la llegada de la protagonista a su pueblo. Este pueblo está inspirado en el mío: Nieva de Cameros. El pueblo más bonito del mundo. Sí, el más bonito del mundo. No es una opinión, es un hecho incontestable, es una verdad científica, universal y necesaria. Como la frase del principio de este libro:

El jueves ha sido siempre el mejor día de la semana. No es mi opinión, es un hecho, una evidencia, una afirmación científica y, por tanto, universal y necesaria.

Nieva de Cameros es un refugio, es la casa a mitad del largo camino, un lugar donde sanar el alma, una aldea escondida entre montañas, oculta al transcurrir frenético del tiempo. Como dice la novela:

Aquel lugar era capaz de apaciguar el alma y curarla de todos sus males. De mitigar la pena y la tristeza. Aquel paraje podía limpiar todas las heridas del espíritu. Podía curarte de todo, excepto de la melancolía y la nostalgia, porque éstas no tienen cura.

https://es.wikipedia.org/wiki/Nieva_de_Cameros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Página 274: “Una visita inesperada”.

Título del capítulo: Una visita inesperada.

Sííííííí, lo sé soy un pesado: otra referencia a Tolkien. En este caso pongo el título literal de un capítulo del Hobbit, cuando Gandalf visita por primera a Bilbo para enmbarcarle (o embacuarle) en la aventura contra el Dragón Smaug y que, entre otras peripecias, llevará a Bilbo a encontrar el anillo único. El anillo capaz de atar al resto en las tinieblas.

 

Página 278: “Lorien”.

Título del capítulo: Lorien.

Y otra vez, otra referencia a El Señor de los Anillos. Madre mía, no era consciente hasta que no he hecho esta frikada de anotar las referencias de mi novela de la cantidad de guiños y homenajes que hago a Tolkien. Soy un puto enfermo, pero como eso ya lo sabía, no hay ninguna sorpresa.

Lorien (o Lothlorien), es el bosque mágico de la Dama Galadriel aunque perteneció al mismísmo Vala Irmo. Uno de los Valar, los dioses inmortales creados por Ilúvatar. Y en fin, ya paro de dar nombrecitos o esto acabará pareciendo El Silmarillion.

https://es.wikipedia.org/wiki/L%C3%B3rien

 

Página 278: “Fui a los bosques”.

Frase del libro:

«En ese momento me vino al recuerdo una frase de Henry David Thoureau, que muchos conocíamos de memoria, casi con toda probabilidad, por la misma película: Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos de la vida y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar. Quise vivir profundamente y desechar todo aquello que no fuera vida… para no darme cuenta, en el momento de morir, de que no había vivido».

Es el poema de Thoureau y la película por la que casi todos lo concemos es “El club de los poetas muertos”.

 

Página 294: “Quizás en Otra Vida”.

Título del capítulo: Quizás en Otra Vida.

Quizás en otro momento pueda explicar por qué esto es un bonito huevo de pascua, pero me temo que si digo algo más haré spoilers de cosas que vendrán más adelante.

De momento, te puedes contentar con saber que esto es importante por motivos que ya descubrirás.

 

Página 306: “Acertijos en la oscuridad”.

Título del capítulo: Acertijos en la oscuridad.

Capítulo con el mismo nombre que el del Hobbit, cuando Bilbo está a solar con Gollum en un duelo de acertijos que, finalmente, gana Bilbo y del que sale con vida gracias a encontrarse el anillo único que, minutos antes pertenecía a Gollum: ssssuuu Tesssorooo.

 

Página 348: “Íñigo Montoya”.

Frase del libro:

«—Hola, me llamo Íñigo Montoya, tú mataste a mi padre. Prepárate a morir.

—¡¡Nooo!!

—Ofréceme dinero —le dije.

—Sí, tengo mucho dinero, te lo daré todo.

—Y también poder, prométemelo —dije.

—Todo cuanto poseo, por favor.

—Ofréceme todo cuanto te pida.

—Sí, todo cuanto me pidas —insistió Cacique.

—Quiero que vuelva mi padre, maldito bellaco».

Diálogo casi idéntico al que tiene lugar en la película “La Princesa Prometida” en la que Íñigo Montoya se encuentra con su némesis del que quiere vengarse por matar a su padre.

 

 

 

 

 

 

 

 

Página 351: “No me importa nada”.

Título del capítulo: No me importa nada.

Frase del libro:

«Escuché hace mucho tiempo una canción en inglés que decía durante el estribillo: I don ́t care, de hecho ese era incluso su título. Un día, por curiosidad, conté cuantas veces se repetía aquella dichosa frase durante la canción y lo hacía, nada más y nada menos, que en veintidós ocasiones. Aquella canción sonó durante muchas semanas y la gente se flipaba mucho con ella, pero a mí me parecía una jodida estafa. Al fin y al cabo, si algo no te importa, no te tomas la molestia de repetirlo hasta la náusea. Lo dices una vez. O ninguna».

Se trata de la canción I don´t Care, de Transvision Vamp. Y es cierto, si no lo he contado mal, dice I don´t care en veintidós ocasiones. Incluso llega a decir: Baby, please believe me, i don´t care. Es decir, suplica que le crea cuando dice que no le importa. ¿De verdad pides por favor que te crea cuando dices que no te importa? Si no te importa no lo dices y mucho menos le pides por favor a la persona que no te importa que te crea. Le veo lagunas.

https://www.youtube.com/watch?v=r26krlXFmOI

 

Página 358: “Quitarse las zapatillas al entrar en casa”.

Frase del libro:

«Me levanté sobresaltada y fui todo lo rápido que pude al encuentro del intruso que no resultó otro que mi vecina, descalza y con sus zapatillas en la mano. Al verme, dejó caer sus zapatillas al suelo, se lanzó hacía mí y me dio un enorme abrazo».

A lo largo de la novela se dice en muchas ocasiones que la protagonista (o su vecina) se descalzan antes de entrar en casa.

Muchas culturas consideran los pies como un signo de impurezas. Por ese motivo hay que descalzarse antes de entrar en una mezquita, en centros religiosos o en casa.

Está ligado con quitarse los zapatos antes de saltar para suicidarse.

Si te quitas los zapatos antes de entrar en casa, no metes en casa las impurezas, si te quitas los zapatos antes de suicidarte, no entras al paraíso o la siguiente etapa de tu vida arrastrando las impurezas de tu vida anterior.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-52654256

 

Página 360: “El Inspector Gadget”.

Frase del libro:

«Al principio no vi nada y estuve a punto de dejarlo, pero me acordé de unos dibujos animados sobre un detective privado muy torpe que tenía una sobrina muy lista, que veía cuando era pequeña. En esa serie el detective resolvía los casos porque tenía muy buena suerte pero, sobre todo, porque su sobrina hacía el trabajo sin que él se diera cuenta».

 

 

 

 

 

 

 

 

Página 364: “Apártense gilipollas, que la vida es corta”.

Frase del libro:

«—Apártense gilipollas, que la vida es corta —respondí mientras le hacía a un lado de un empujón y me dirigía con decisión al piso de arriba donde estaban los despachos».

Esta frase es una referencia, homenaje o guiño a una escena que me gustó mucho de la novela “Cien años de soledad”. En esa escena, uno de los Buendía que, por motivos evidentes, no recuerdo cuál de todos era, va corriendo a su casa porque arde en deseos de ver a su amada. Por el camino se encuentra con unas vacas que le impiden el paso y les grita: Apártense vacas, que la vida es corta.

La vida es corta y no podemos perderla apartando vacas del camino cuando queremos hacer otras cosas que consideramos mucho más importantes.

 

Página 370: “Estándar de Sagan”.

Frase del libro:

«—¿Conoce usted a Carl Sagan?

—Claro —respondí sin comprender adonde quería llegar. Yo no era tan buena como él manteniendo la serenidad.

—Leí una vez una frase suya que me pareció del todo acertada: afirmaciones extraordinarias requieren de pruebas extraordinarias —dijo».

Carl Sagan, como ya sabrás, fue un famoso divulgador científico que se hizo popular por la inmortal serie televisiva de divulgación científica, “Cosmos”. Si no la has visto, por favor, hazlo cuanto antes. De momento, te dejo con este episodio en el que explica cómo Eratóstenes, hace un par de milenios, dedujo que la Tierra era redonda y, además, calculó su circunferencia.

En cuanto al estándar de Sagan, dice que afirmaciones extraordinarias requieren de pruebas extraordinarias. Es decir, si estás haciendo una afirmación muy osada que pretendes que tu audiencia se crea, no puedes apelar a la fe, debes presentar pruebas contundentes que respalden dichas afirmaciones.

Si afirmas que existe vida extraterrestre, debes presentar evidencias irrefutables o los demás tendremos derecho a tomarte por un cantamañanas.

El estándar de Sagan, choca contra el principio de asimetría de la estupidez o principio de Bartolini que afirma que, rebatir una estupidez requiere siempre un nivel de energía de rango superior a la energía que cuesta decir la estupidez. Es decir, que decir gilipolleces es muy fácil pero rebatirlas siempre cuesta más tiempo, esfuerzo y energía.

https://www.psicologiaexpres.com/comportamiento/no-discutas-con-idiotas/

https://es.wikipedia.org/wiki/Est%C3%A1ndar_de_Sagan

 

Página 371: “Sólo atravesando la noche…”.

Frase del libro:

«—Sólo atravesando la noche se llega a la mañana —sonó la voz de Putopesado escaleras abajo».

La frase, sólo atravesando la noche, se llega a la mañana, corresponde otra vez y contra todo pronóstico, a El Señor de los Anillos, en concreto al segundo volumen: Las dos Torres.

https://akifrases.com/frase/147964

 

 

 

 

 

Página 381: “Cuatro puntos suspensivos(.…)”.

Frase del libro:

«Hace no mucho tiempo, en una megatienda cercana, muy cercana….».

Las escasas fuerzas rebeldes tratan de frenar al imperio.

Sí, seguro que has encontrado algunas erratas en el libro, y eso que lo he revisado cientos de miles de millones de veces (millón arriba o millón abajo). Pero estos cuatro puntos suspensivos no son una errata. Son un homenaje, una transcripción literal de algo que, esta vez sí, fue una errata en el primer texto que hicieron de la película Star Wars donde, por error, pusieron cuatro puntos suspensivos en lugar de tres.

Puntos suspensivos…

 

 

 

 

 

 

 

 

Página 386: “El efecto Dunning-Kruger”.

Frase del libro:

Era el clásico tonto motivado que se cree mucho más listo de lo que es en realidad: un cuñado de manual. Este no era un fenómeno al que fuera ajena, en mi trabajo veía a diario a esta clase de personas: en compañeros y en clientes. Siempre me había llamado la atención el descubrir que los tontos se creían muy listos mientras que, las pocas personas listas que conocía, se tenían a sí mismas por torpes.

Habrás notado que, con mucha frecuencia, los tontos se creen muy listos y, algunas personas que son muy inteligentes, paradójicamente, se consideran no demasiado brillantes. Esto recibe el nombre del efecto Dunning-Kruger.

Te recomiendo que veas este artículo donde lo explico muy rápidamente porque es muy divertido.

https://www.psicologiaexpres.com/efectos/efecto-dunning-kruger/

Como dijo Charles Darwin, “La ignorancia, frecuentemente, proporciona más confianza que el conocimiento”.

 

Página 393: “Bofetón a la Rothfuss”.

Frase del libro:

«Si me limitara a decir que le di un bofetón no reflejaría lo que allí sucedió. Aquello no fue una bofetada teatral, ni una bofetada ofendida e hiriente. Tampoco fue la bofetada de una mujer que defiende su honor de un puto pervertido de bar. No. Ni siquiera debería llamarlo bofetón. Un bofetón se da con los dedos o con la palma de la mano y provoca dolor y sorpresa. Yo le golpeé con toda la mano abierta, pero detrás estaba la fuerza completa de mi brazo y detrás el hombro. Y, siguiendo la cadena, se encontraba la compleja maquinaria de mis caderas pivotantes, mis robustas piernas bien clavadas en el suelo, absorbiendo la fuerza generada por la Tierra en su movimiento de traslación. Fue tal la energía generada en el impacto que juraría que, durante un instante brillaron con más intensidad todas las luces de Mordor».

Esta largo párrafo es de total inspiración, incluso con alguna frase literal, como homenaje a la obra de Patrick Rothfuss “El temor de un hombre sabio”.

Aquí tienes el texto original por si quieres compararlos. Algunos se quejan del estilo de Rothfuss y dicen que es muy alambicado, que se extiende demasiado, que se alarga y adorna en exceso y que, por este motivo, sus obras son muy extensas sin que la trama avance demasiado. Pero es, precisamente, lo que a mí me flipa. Esa forma de escribir, de adornarse en la palabra:

«Si dijera que me dio un bofetón, os haríais una idea equivocada. Aquello no fue una bofetada teatral como las que se ven en los escenarios. Tampoco fue la bofetada ofendida e hiriente que le da una dama de honor a un noble de piel suave que se sobrepasa. Tampoco fue la bofetada, más profesional, de una camarera que se defiende de las atenciones inoportunas de un borracho.

No. Ni siquiera debería llamarlo bofetón. Un bofetón se da con los dedos o con la palma. Te duele o te sorprende. Vashet me golpeó con toda la mano abierta, pero detrás estaba la fuerza de su brazo. Detrás estaba su hombro. Detrás estaba la compleja maquinaria de sus caderas pivotantes, sus robustas piernas afianzadas en el suelo, y hasta el suelo que tenía bajo los pies. Fue como si toda la creación me golpeara a través de la palma de su mano, y la única razón por la que no me dejó lisiado es que, pese a estar enfurecida, Vashet siempre se controlaba a la perfección».

Ay, Rothfuss…a ver si terminas de una vez la maldita trilogía.

 

Página 400: “Desmontar la casa del amo”.

Frase del libro:

«—No se desmonta la casa del amo con las herramientas del amo.

—Así me gusta. Sabía que al final entrarías en razón».

No se desmonta la casa del amo con las herramientas del amo es una idea muy poderosa que explica que el sistema nunca va a facilitar los medios a nadie para que pueda cambiar el sistema.

La idea la explica Audre Lorde, escritora que nació en 1934, en un libro de ensayos que contiene sus textos más influyentes.

https://es.wikipedia.org/wiki/Audre_Lorde

 

Página 406: “¿Tarde o pronto?”.

Frase del libro:

«Se estaba haciendo tarde —o pronto— y faltaban pocas horas para que amaneciera de la extraña manera que lo hacía en Mordor».

Cuando escribía esta frase me acordaba de una anécdota que viví con mi primo en Zaragoza.

Veníamos de pasar una noche de fiesta y llegábamos a casa a las siete de la mañana. Cuando entrábamos al portal, mi primo me dijo que debíamos saludar a la mujer que estaba limpiando el portal, dándole los buenos días porque él, una vez, a una hora parecida en la que volvía de fiesta, le dio las buenas noches y la mujer le miró y de muy mal humor le respondió: “buenos días”.

Así que, mi primo y yo, le dimos los buenos días a la buena mujer y, un segundo después, estallamos en carcajadas que no contribuyeron demasiado a que la buena mujer se formara una buena idea de nosotros.

En fin, es que somos un poco gilipollas, pero no teníamos mala intención.

 

Página 418: “Spree Killer”.

Título del capítulo: Spree Killer

El concepto “Spree Killer”, hace referencia a un tipo de asesino que va cuesta abajo y sin frenos. Ha entrado en un estado de frenesí homicida que hace que pase cada vez menos tiempo entre asesinato y asesinato, que comete de forma no planificada. Puede matar a cualquiera que se cruce en su camino y esta decidido a no parar. Este tipo de asesinos suelen morir durante su escalada homicida al ser abatidos por la policía ya que suele ser el único modo de pararles.

La definición de Spree Killer es:

“killings at two or more locations with almost no time break between murders”.

Es decir: matar en dos o más localizaciones sin apenas tiempo de diferencia entre dichos asesinatos.

https://en.wikipedia.org/wiki/Spree_killer

 

Página 420: “My Way”.

Título del capítulo: My Way

Evidentemente, es un homenaje a la celebérrima canción “My Way”.

El capítulo se llama así porque sigue la estructura de la canción incorporando sus frases casi de manera literal.

Empieza a partir de esta frase y el resto, hasta terminar el capítulo, es una constante adaptación de la letra de la canción para explicar las intenciones de la protagonista:

«Quizás se podría haber resuelto todo de otra manera, pero yo lo había hecho lo mejor que había sabido; porque lo había hecho a mi manera».

And now, the end is near
And so I face the final curtain
My friend, I’ll make it clear
I’ll state my case, of which I am certain

I’ve lived a life that’s full
I traveled each and every highway
And more, much more
I did it, I did it my way

Regrets, I’ve had a few
But then again, too few to mention
I did what I had to do
And saw it through without exemption

I planned each charted course
Each careful step along the byway
And more, much, much more
I did it, I did it my way

Yes, there were times, I’m sure you knew
When I bit off more than I could chew
And through it all, whenever there was doubt
I ate it up and spit it out
I faced it all and I stood tall
And did it, did it my way

I’ve loved, laughed and cried
I had my fill, my share of losing
And now, as tears subside
I find that it’s all so amusing

And to think I did all that
And may I say not in a shy way
No, no, not me
I did it my way

For what is a man, what has he got
If not himself, then he has naught
Not to say the things that he truly feels
And not the words of someone who kneels
The record shows I took all the blows
And did it my way

https://www.youtube.com/watch?v=qQzdAsjWGPg

Maravilloso.

 

Página 424: “Sociedad enferma”.

Frase del libro:

«Siempre me he dicho a mí misma que soy un ser individual, aislado del resto de la humanidad, afrontando como puedo la podredumbre de una sociedad enferma. Pero al final del camino he descubierto que, aunque en cierto modo, todos estamos solos, somos seres sociales y necesitamos a alguien a nuestro lado».

Esta idea de la sociedad enferma, está inspirada en la frase de Jiddu Krishnamurti: “No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma”.

 

Página 426: “Anécdota del suicidio”.

Frase del libro:

«—Hace unos años, estando de servicio, acudí a la casa de una mujer mayor que se había suicidado tomando una cantidad enorme de pastillas. A pesar de que, cuando se tomó el frasco, tenía los minutos contados, se tomó la molestia de ir a la cocina, tirar el envoltorio a la basura y luego, volver a tumbarse en la cama. No sé si lo hizo por pura costumbre o por dejar la casa aseada antes de marcharse».

Esta anécdota es real. Es una reflexión que me hizo un buen amigo que es policía cuando atendió un caso de suicidio. La mujer se había tomado un bote de pastillas y, antes de tumbarse en la cama a morir, se fue a la cocina y tiró en la basura los restos de envoltorios para no dejar la casa sucia. Tan real como triste.

 

Página 427: “Frases de Sherlock Holmes”.

Frases del libro:

«—En realidad tuve dudas desde el principio y, aunque es inevitable realizar conjeturas, es un error teorizar antes de tener datos o corremos el riesgo de deformar los hechos para hacerlos encajar en nuestras teorías en lugar de encajar las teorías en los hechos».

«—…parecía todo muy claro, pero en muchas ocasiones, nada resulta más engañoso que un hecho evidente».

Estas frases son de Sherlock Holmes, un personaje que tiene mucho en común con el de mi novela y que tiene algunas toques que pretenden rendir un pequeño homenaje a la obra inmortal de Arthur Conan Doyle.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La imagen que he elegido es la del Sherlock de la serie de la BBC. Por favor, si no la has visto, déjalo todo y ponte a ello ya. Es espectacular, maravillosa (en mi opinión, claro).

 

Página 428: “Pedro Botero”.

Frase del libro:

«—[…]las cosas que me preocupaban ya están resueltas, así que ahora, si me permite, tengo una cita con Pedro Botero».

Pedro Botero, es una manera de llamar al diablo, y las calderas de Pedro Botero es una forma de llamar al infierno.

 

Página 429: “Frase de Gandalf”.

Frase del libro:

«—[…]Además, no es importante saber cuánto tiempo queda, sino qué hacer con el tiempo que se nos concede».

De nuevo, frase de Gandalf en El Señor de los Anillos.

 

Página 429: “Sesgo del superviviente”.

Frase del libro:

«—[…]Me hubiera gustado hablar con usted un rato, y con calma, del sesgo del superviviente, ¿lo conoce?».

Aquí tienes una breve explicación de lo que es el sesgo del superviviente:

https://www.psicologiaexpres.com/sesgos-cognitivos/sesgo-del-superviviente/

 

Página 1 (Otra historia): “Krynn”.

Frase del libro:

«Y aunque se sabe de su existencia, ninguna de las múltiples razas que habitan esta parte del mundo de Krynn conoce su aspecto ni su voz».

Krynn es el mundo de la saga fantástica de Dragonlance. Uso su nombre en esta parte de la historia como homenaje a una de las obras de fantasía que más me marcó cuando era más joven.

https://es.wikipedia.org/wiki/Krynn

 

Página 2 (Otra historia): “Allendelagua”.

Título del capítulo: Allendelagua

El nombre de Allendelagua está tomado prestado de una localidad del municipio de Castro Urdiales, Cantabria. El nombre me parece el más bonito del mundo y siempre que lo veo me flipa. Así que he decidido incorporarlo como sinónimo de las tierras imperecederas dentro de la mini historia de Fantasía del final del libro.

Allendelagua es un símil de Valinor (no es precioso el nombre).

https://es.wikipedia.org/wiki/Allendelagua

 

Página 2 (Otra historia): “Tarod”.

Frase del libro:

«Tarod, el único dios de todos los Antiguos que aún se preocupaba de vez en cuando por el transcurso del tiempo de los simples mortales, debía estar borracho».

Tarod es el nombre del personaje principal de la trilogía de Louis Cooper, El Señor del Tiempo. Otra obra de Fantasía que me marcó cuando eran más joven.

https://es.wikipedia.org/wiki/El_se%C3%B1or_del_tiempo

 

Página 3 (Otra historia): “Al margen de su voluntad”.

Frase del libro:

«Pero algo ocurrió aquella noche al margen de su voluntad».

Como decía anteriormente, siempre que en el libro se dice algo parecido a esta frase: “algo sucedió al margen de su voluntad”, es referencia directa al prólogo de Galadriel de la película: La Comunidad del Anillo.

 

Página 4 (Otra historia): “Nigromante”.

Frase del libro:

«Esta es la verdadera historia de la noche en que Ella asaltó la torre de Angbar y acabó con la vida de Nigromante; la noche en la que Ella murió y nació la leyenda de Sinnombre».

El nombre de Nigromante es otro homenaje-guiño al Nigromante de El Hobbit, que no es otro que Sauron cuando todavía está débil y trata de recuperarse del todo de la última batalla que libró contra hombres y elfos y de la que salió derrotado.

 

Página 4 (Otra historia): “Angmar”.

Frase del libro:

«Esta es la verdadera historia de la noche en que Ella asaltó la torre de Angmar y acabó con la vida de Nigromante; la noche en la que Ella murió y nació la leyenda de Sinnombre».

Sí, la misma frase de antes. Pero ahora para explicar que el nombre de Angmar es otra referencia a Tolkien. Angmar es un reino al norte de las Montañas Nubladas, fundado por El Rey Brujo de Angmar, es decir, el Señor de los Nazgûl, el que no puede ser derrotado por ningún hombre.

https://es.wikipedia.org/wiki/Angmar

 

Página 5 (Otra historia): “Alqualondë”.

Frase del libro:

«Cuando todos tuvieron sus enseres, los guardias se marcharon lanzando gritos e insulto mientras amenazaban con rebanarles las manos si no quedaba todo tan limpio como las aguas del mar de Alqualondë».

Alqualondë es una ciudad puerto de los elfos Falmari y significa el puerto de los cisnes. Es una ciudad creada por Tolkien que aparece en El Silmarillion.

https://es.wikipedia.org/wiki/Alqualond%C3%AB

 

Página 12 (Otra historia): “Ash nazg durbatulûk”.

Frase del libro:

«—Ash nazg durbatulûk —gruñó el guardia en su idioma mientras seguía bajando».

Se trata de la lengua negra, idioma creado por Tolkien y que quiere decir: Un Anillo para gobernarlos a todos.

Es parte de la inscripción que aparece en el anillo único de Sauron.

https://es.wikipedia.org/wiki/Lengua_negra

 

Página 19 (Otra historia): “Ennyn Durin Aran….”.

Título del capítulo: ENNYN DURIN ARAN MORIA: PEDO A MINNO, MELLON.

Frase, casi literal, que se puede leer en las puertas de entrada a Moria.

Habla, amigo, y entra.

 

Página 21 (Otra historia): “Bestia maligna”.

Frase del libro:

«Pero lo peor de todo era, además de la carrera extenuante durante tres pisos, la brecha que me había provocado en la cabeza aquella bestia maligna que había salido a mi encuentro unos pisos más abajo».

El nombre de bestia maligna es otro guiño a El Señor de los Anillos. Las bestias malignas (o bestias aladas) son las monturas aladas de los Nagûl, los siervos más poderosos de Sauron.

 

 

 

 

 

 

 

Página 22 (Otra historia): “Átropo”.

Frase del libro:

«Sí; era la muerte lo que esperaba un poco más allá, aunque no supo reconocerla cuando la tuvo delante. Creía saber algo acerca de Átropo: la cortadora de hilos».

Átropos, (la inevitable o la inexorable) en la mitología griega, es una de las Moiras, la que corta el hilo de la vida. Las moiras fueron adoptadas por la mitología romana que las bautizaron como Las Parcas. Y, en singular, la parca, se ha convertido en sinónimo de muerte, ya que hace referencia a Átropo, la que sostiene las tijeras con las que corta el hilo de la vida.

https://es.wikipedia.org/wiki/Parcas

 

Página 23 (Otra historia): “Animal rastrero”.

Frase del libro:

«Se giró buscando algo, lo que fuera, alguna pista de cómo salir de allí; pero sólo encontró la mirada tranquila y divertida de aquella alimaña extraña, de aquel adefesio mal hecho».

Pequeño guiño a una canción que me hace mucha gracia: Rata de dos patas:

https://www.youtube.com/watch?v=VuyvT9inAf8

 

Página 27 (Otra historia): “Yo no soy un hombre”.

Frase del libro:

—Has hecho bien —contestó la voz sin cuerpo—, aquí puedes encontrar experiencias que no hallarás en ninguna otra parte, lo malo es que es difícil repetir: por alguna extraña razón, quien viene nunca vuelve. Tal vez guarde relación con que nadie sale vivo de aquí. Ningún hombre lo ha logrado nunca.

—Eso me tranquiliza —contestó Ella—: yo no soy un hombre.

—Creo que esa frase ya la he oído antes.

Referencia directa a la frase que dice Eowyn un instante antes de matar al Señor de los Nazgûl. Aquel que dicen que ningún hombre puede matar. Por suerte, Eowyn, no es un hombre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Página 28 (Otra historia): “Está en mi naturaleza”.

Frase del libro:

Es una lástima que ahora tenga que matarte. No te lo tomes como algo personal, está en mi naturaleza.

Referencia de la fábula de la rana y el escorpión.

Un escorpión le pide a una rana que le ayude a cruzar un río. La rana se niega porque dice que si le pica, se ahogará. Pero el escorpión le dice que nunca serían tan tonto de picarla porque, de hacerlo, ambos se ahogarían.

La rana accede y, a pesar de ello, el escorpión le pica y ambos comienzan a hundirse.

Instantes antes de morir, la rana no entiende nada y le pregunta por qué lo ha hecho si así les ha condenado a ambos a la muerte. Y el escorpión le dice que lo sabe pero que no lo puede evitar porque está en su naturaleza.

 

 

 

 

 

 

El escorpión y la rana

 

Página 35 (Otra historia): “Otra historia”.

Frase del libro:

«Un poco más tarde, él se despertó y muchas cosas interesantes ocurrieron entonces.

Pero eso forma parte de otra historia». 

No puedo decir mucho más de esta frase, pero aquí hay mucho que contar y que no haré para no destripar nada de historias sucesivas.

 

FIN

Y hasta aquí llegan los huevos de pascua de mi novela.

Creo que hay muchas más cosas pero estas son todas las que he recordado.

Espero que te haya gustado la novela (si la has leído).

Si quieres decirme algo, aquí te dejo mi contacto:

aparicio.guillem@gmail.com

 

Un abrazo