Huevos de Pascua

Oculto a la vista de todos

386 palabras

Vamos a hablar de los huevos de pascua.

No me refiero a los de chocolate que se esconden para que los niños los encuentren, me refiero a los huevos de pascua virtuales que, al igual que sus homólogos comestibles, también se esconden con el propósito de que alguien los encuentre.

La industria de los videojuegos ha tenido un crecimiento brutal en las últimas décadas. Sin embargo, en los primeros videojuegos que se desarrollaron, sus creadores no estaban excesivamente bien considerados y ni siquiera se mostraban sus nombres en los títulos de crédito.

Atari acababa de ser comprada por Warner Communications que consideraba a los programadores como frikis a los que trataban de manera poco respetuosa.

Esto nos lleva a Warren Robinett.

Este buen señor, fue el creador de uno de los juegos más icónicos de la historia de los videojuegos y fue, sobre todo, por dos motivos. En primer lugar porque creó el juego Adventure para Atari que vendió más de un millón de copias y que fue nombrado juego del año en 1979.

Pero, como decía, los programadores no podían tener ningún tipo de reconocimiento por sus creaciones así que, y ahora viene el segundo motivo, decidió desobedecer a Atari y dejó constancia de que el juego había sido creado por él. Pero como no podía hacerlo a plena vista porque Atari se hubiera dado cuenta y no lo hubiera permitido, lo tuvo que esconder dentro del propio juego: oculto a la vista de todos.

El juego Adventure, consistía en una especie de laberinto formado por habitaciones en las que ibas encontrando enemigos y desafíos. Así que creó una habitación escondida, a la que era muy difícil acceder para que nadie de Atari pudiera encontrarla, donde dejó el mensaje: “Created by Warren Robinett”.

Este mensaje fue un acto de rebeldía, “una lucha de poder entre los nuevos propietarios y los tipos creativos”, como dijo el propio Warren Robinett; y es considerado una protesta en favor del reconocimiento de los desarrolladores y creadores que claman por el reconocimiento que merecen.

Desde entonces, conocemos los huevos de Pascua como mensajes, bromas, guiños privados, toques artísticos, marcas personales, etc., que se ocultan en películas, series, discos de música, novelas, programas informáticos o videojuegos.

Los huevos de Pascua pueden estar escondidos en cualquier sitio, a la vista de todos.

«Todo el mundo tiene secretos. La única cuestión es encontrar dónde están».

Stieg Larsson