Los cuñados

Efecto Dunning-Kruger

372 palabras

¿Es posible que alguien sea tan estúpido para no ser capaz de darse cuenta de que es completamente estúpido? La respuesta es sí (yo entre ellos).

Hace algunos años, un intrépido ladrón realizó varios atracos el mismo día en la misma localidad y a cara descubierta. Ante tanto despliegue de “intrepidez”, a la policía no le fue difícil identificar y detener al audaz malhechor. Cuando estuvo en comisaría los policías, intrigados, quisieron saber por qué no había tomado ninguna medida para proteger su identidad; una máscara, un disfraz, un gorro, la clásica media, etc. A lo que el atracador respondió que sí había tomado precauciones y que no entendía cómo le habían descubierto: se había rociado la cara con zumo de limón porque, de este modo, sería invisible ante las cámaras de seguridad.

Esta respuesta suscitó las carcajadas de los policías y, al mismo tiempo, la curiosidad de David Dunning quien, con la ayuda de Justin Kruger inició un estudio muy curioso que finalizó con la siguiente conclusión: cuanto mayor es la incompetencia del sujeto, menos consciente es de ella. Sin embargo, al mismo tiempo, también descubrieron que los sujetos más capaces son los que más subestiman sus propias aptitudes. Así que Dunning y Kruger encontraron que las personas más estúpidas se creen muy listas y las personas más listas se creen estúpidas.

En resumen llegaron a las siguientes conclusiones:

  • Las personas incompetentes son incapaces de reconocer su incompetencia.
  • Son incapaces de reconocer la competencia de los demás.
  • No son conscientes de su incompetencia en algún ámbito.
  • Cuando son entrenados en cierto ámbito y adquieren mayor destreza empiezan a ser conscientes de su incompetencia anterior.

Llamaron a este fenómeno el efecto Dunning-Kruger y se trata de un sesgo cognitivo por el cual tendemos a sobreestimar las propias capacidades en materias en las que no somos especialmente diestros —o somos completamente inútiles— y al mismo tiempo menospreciamos las capacidades de los demás. En términos técnicos viene a ser lo que entendemos por ser un auténtico cuñado.

El aspecto positivo que descubrieron Dunning y Kruger fue que, con el entrenamiento adecuado, las personas previamente incompetentes, al ir adquiriendo mayor destreza en cierta materia, toman conciencia de su capacidad anterior.

Del cuñadismo se puede salir.

“La ignorancia frecuentemente proporciona más confianza que el conocimiento”.

Charles Darwin